Relato de Pilar Pérez sobre la escuela.

Publicado: abril 17, 2011 en Anécdotas en la escuela

Me dice Nieves, la profesora, que escriba sobre la escuela…

Empecé siendo muy pequeña. Tendría 4 o 5 años en el año 1947 o 1948. La primera escuela a la que asistí era en casa de “Fermín” donde tiene el piso José Luis Lasierra. Yo era tan pequeña que me llevaba una silla de casa y la maestra, la señorita Manolita, nos ponía debajo de la pizarra. Estos son mis primeros recuerdos de la escuela.

Luego fui con Doña Camila López y Doña Nieves Casanova hasta los diez años. Estando con Doña Nieves cambiamos de escuela ; pasamos de casa Fermín ,a la nueva, cerca de la Capilla y de la Balsa de las Mulas (hoy parque y piscinas desde 1985).

A los diez años pasé a clase de los mayores con Doña Carmen Gil, de Huesca. Con esta maestra aprendimos mucho.

En aquellos años los americanos nos daban leche y queso. A la hora del recreo desayunábamos eso todos los días.

Al llegar a la escuela nos tocaba a dos o tres chicas preparar la leche en la cocina. La maestra nos mandaba dar vueltas por las clases para contar a los niños y niñas , ya que en épocas de siega, vendimia y olivas había menos alumnos en la escuela. Preparábamos para 30 0 40 niños y niñas  de cada clase.

Los chicos  y las chicas estábamos separados. Había dos maestros y dos maestras y si algún vez faltaba la  nuestra, entonces  íbamos con Don Antonio. Este maestro estuvo muchos años aquí e  incluso se casó con una candasnina, Montse.

En el año 1956 o 1957  vino la primera maestra de párvulos: Doña María Artal, que estuvo hospedada en mi casa durante dos años. Los primeros que fueron a párvulos fueron Miguel y Oscar Turmo, Inma y todos los quintos.

En el año 1956 dejé de ir a la escuela por la mañana para estar con mi abuela Lorenza y con mis tíos. Iba entonces por la tarde a clase y mientras mis compañeras hacían ganchillo o cosían, yo realizaba el trabajo que ellas habían hecho por la mañana. Cuando terminaba, Doña Marina Gascón, que fue mi última maestra, me hacía leer en  voz alta “ El Quijote” y “Lecturas de oro”, entre otros. Con ella también comenzamos a hacer exámenes trimestrales, ya que antes nos evaluaban según como llevábamos el curso.

Yo me lo pasaba muy bien porque tuvimos muy buenas maestras. Cuando salimos estábamos muy bien preparados porque nos enseñaron mucho.

Pilar Pérez

Anuncios
comentarios
  1. Pilar Turmo dice:

    Felicito a Nieves y a todas sus alumnas por este blog.
    Está lleno de anécdotas y de recuerdos que se mezclan con emoción y sentimiento.
    Me ha encantado leerlo.
    Nos ayuda a hacernos una idea de la vida en Candasnos hace unas décadas, no tantas! 🙂
    Un abrazo para todas.
    A seguir así!!!

  2. Montse Lapena (la del maestro) dice:

    Gracias por acordaros de nosotros. Nos ha hecho mucha ilusión de leerlo, para recordar tiempos pasados. Antonio tiene muy buenos recuerdos y amigos como el tio Justo y la Rosa, y nos acordamos muchos de vosotros. Besos a todos.

  3. Silvia Benavides dice:

    Qué entrañable blog y qué entrañable recuerdo sobre la escuela…
    Felicidades a todas las candasninas que participáis en esta iniciativa y un abrazo muy especial para Pilar y Pilar. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s