Archivos para mayo, 2011

Alicia entre fogones

Publicado: mayo 24, 2011 en Fogones en Candasnos

Alicia Ballabriga nos cuenta en este vídeo como se hace el conejo con caracoles y picada. Esta es una de las muchas  recetas tradicionales de la localidad bajocinqueña de Candasnos que, elaboradas con cariño al fuego lento de la leña, nos recuerdan los guisos tradicionales de nuestras abuelas.

Anuncios

Soy una vecina de Candasnos, nacida en la calle Meca. Yo con los años que tengo la he conocido poco como tal, más bien ha sido siempre  la calle  San Isidro.

Aproximadamente sobre la mitad de la calle, sobre una fachada entre dos balcones , se encuentra la capilla que hace honor al santo, celebrado siempre el 15 de mayo.


Recuerdo el día del santo como un día de gran fiesta. El día anterior, la gente más joven de la calle hacían una corona de flores para colocarla en la capilla del santo. Esta tradición todavía se mantiene, pues el molde para hacerla ha estado siempre, pero ahora son las mujeres de la calle las que hacen la corona.

Llegado el día 15 San Isidro, se acudía a misa y a la salida nuestros padres y madres encendían una gran hoguera  y alrededor de ella comíamos pastas y se bebía  en un porrón mistela hecha por las mujeres de la calle.

Por la noche, las madres preparaban cena en la hoguera, guisando en las antiguas cacerolas de hierro colado. Si el año era bueno porque había habido buena cosecha, se mataba un cordero y si era malo se  cenaba un conejo (que los había en todas las casas).

Creo que todos los años se celebró así, aunque en alguna ocasión no se encendió la hoguera.

El motivo por el que se hacía cena y no comida era que por la noche todos los hombres ya habían retirado del monte y podían salir a cenar a la calle.

Para los más pequeños de la calle era fiesta mayor todo el día y disfrutábamos mucho.

Con el paso de los años y al ser San Isidro patrón de los labradores, nuestro ayuntamiento comenzó a organizar la fiesta para todo el pueblo de Candasnos y por lo tanto, la tradición cambió un poco. Primero se comenzó subiendo a la ermita de San Bartolomé a oir misa, se bendecían los campos, se cantaba la jota de los labradores y se repartía carne de cordero a todos los asistentes, que la comían en cuadrillas. Posteriormente la carne de cordero se sustituyó por longaniza y en la actualidad se hace una comida popular en el salón sociocultural, con baile y bingo.

El santo ubicado en la calle que lleva su nombre, se sigue engalanando.

Tengo el recuerdo de haberlo pasado siempre muy bien de todas las maneras en las que se ha celebrado el día de San Isidro.

                                          Alicia Ballabriga


San Isidro labrador

Patrón de la calle Meca

nos puedes dar la bendición

porque te hemos hecho fiesta.


San Isidro labrador

que habita en la calle Meca

entre medio de dos balcones

y dentro de la capilleta.


CUANDO POR FIN NOS LLEGÓ EL NUEVO CURA

Nací  en el año 1941, por lo tanto en la posguerra, tiempo de la cartilla de racionamiento y del pan negro, yo lo comí poco, pero me acuerdo de él. ¡No! , no es de estos recuerdos de los que quiero referirme en este relato. Los recuerdos de hoy me llevan a los años de  1952 a 1956-57, más o menos.

En uno de los bombardeos que sufrió nuestro pueblo durante la Guerra Civil, se destruyó la casa del cura  y Candasnos se quedó sin sacerdote y así estuvo durante muchos años. No nos faltaban los servicios religiosos, por supuesto, estábamos bien atendidos por mosén Agustín, el cura del vecino pueblo de Peñalba, un hombre rudo y grande (es como lo veían mis ojos de cría), que repartía su apostolado entre los dos pueblos. Cuando venía a Candasnos  me llamaba la atención el ayudante o sacristán mayor que colaboraba en sus tareas “ el tío Julián” hombre bueno como el que más, había sido estudiante de cura durante años en el seminario de Lérida y de esa experiencia le quedó -digo yo- el gusto por el latín y el canto gregoriano,  en todas los servicios religiosos, entierros, fiestas y demás eventos, nos obsequiaba  con unos cantos en latín que nos maravillaba. Y así pasaron varios años…

Las ruinas de lo que fue la casa del cura, servían para los juegos a guerras y guerreros de todos los críos del pueblo, y  de tanto atravesarlas se había hecho una senda que nos permitía llegar antes a la iglesia. Hasta que un día, empezó a correr la noticia de que iban a reconstruir  la casa del cura y nos enviarían un cura para nuestro pueblo.

Por fin se terminó la casa y llegó el cura. Todo el  pueblo estaba expectante, ¿cómo sería?,  ¿sería joven o viejo?, ¿qué carácter tendría? Supongo que vendría el Sr. Obispo para presentarlo en la primera misa, esto, no lo recuerdo muy bien, pero seguro que sería así.

Se llamaba José María Gardeñes , era de la provincia de Lérida ,de Alguaire y era joven , simpático y con muchas ganas de trabajar. En poco tiempo se puso a casi todo el pueblo en el bolsillo (digo a casi  todos  por respeto a las ideas religiosas de toda la gente)

A las chicas de mi edad y a  otras algo mayores (entre los 11 y 13 años) nos atraía sus reuniones en la escuela y en la casa parroquial, que estaba abierta a todos los críos y jóvenes del lugar; realizó una labor pastoral importante, organizó grupos de mayores para encuentros de ejercicios espirituales, organizó las Hijas de María, en fin,  que puso a este pueblo  al día en temas religiosos, acordes con la época que vivíamos.

Hubo un tiempo, que quiso que aprendiéramos música y todas las mañanas íbamos a misa de ocho y tras  la misa nos daba clase de solfeo, que pronto empezó a atragantársenos el dichoso pentagrama.

Lo que si nos gustaba mucho, era ensayar canciones, de hecho nos inscribió a las chicas en un concurso de canciones populares  que  organizaba la Sección Femenina de la Falange en Huesca, que por cierto ganamos el primer premio de la región, de ganar la siguiente prueba, abríamos saltado al nacional, pero nos quedamos las segundas. Según algunas lenguas  fue porque hubo tongo pero a pesar de todo lo pasamos muy bien.

        

Aquí os muestro algunas fotografías de ese día tan especial; una parada en el camino  y el grupo en la puerta de la catedral.

           

La casa del cura fue en aquellos tiempos nuestro lugar de juegos para chicos y chicas. Un  día  mosén Gareñes trajo unos patines de ruedas, que por supuesto eran para los chicos, pero nosotras no íbamos a dejar de divertirnos igual que ellos, así que nos las ingeniamos para poder patinar lo mismo que los chicos,  nos agenciamos unos imperdibles que prendíamos en los bajos de las faldas (entonces no se usaban los pantalones), de esta forma, si nos caíamos, no enseñábamos nada .Esta diversión me duró muy poco,se acabó en cuanto se enteró mi madre … y ¡ menuda reprimenda que me dio!.

Recuerdo lo bonita que fue la temporada de teatro que organizó,  los ensayos y el montaje de las obras. Yo no participe en esto, pero los que lo hicieron disfrutaron  mucho. Todos lo hacían muy bien, eran excelentes actores,  pero recuerdo que se comentaban mucho las interpretaciones, de Carlos Villagrasa, Rosa Ballestar  y los que entonces eran unos críos, Aurelia y Gonzalo Villagrasa,

Otra cosa que también marco un hito, fue la cabalgata de reyes que montaron todos los jóvenes capitaneados por mosén Gardeñes y que fue un acontecimiento para todo el pueblo. Al anochecer del 5 de enero empezó la cabalgata, ¡parece que lo estoy viendo ahora! Tal como pasaba la cabalgata, iban dejando los regalos en las ventanas y balcones; todo estaba lleno de colorido,  los reyes y los pajes iban  muy bien vestidos, también había caballos,  y todo el pueblo detrás.  ¡Fue  extraordinario!.

Fueron unas cuantas pinceladas de alegría , que rompieron  un poco  la monotonía  y la tristeza que se arrastraba en esa época  y en la que  se luchaba mucho para salir adelante.

A la vuelta de 4 ó 5 años mosén Gardeñes dejó de ser nuestro párroco. Cuando las personas son muy válidas se las llevan a la ciudad o pueblos más grandes, donde pueden desarrollar más su valía. Al final perdimos su rastro…¡ pero no del todo!, algunos años después, supimos que dejó el sacerdocio y formó una familia. A día de hoy, no sé si vive o no.

Ya nunca nos faltó cura en Candasnos. Le sucedió mosén Ros, a quién por lo visto la casa no se acomodaba a sus necesidades y realizó bastantes cambios. Fue el cura que mas años seguidos  estuvo en el pueblo y después se han ido sucediendo con mucha frecuencia .

 En la actualidad se han vuelto a  compartir los curas con otros pueblos, pero ahora es por la falta de vocaciones sacerdotales. De los tiempos de ir a evangelizar a Sudamérica y otras partes del mundo, se ha pasado a la necesidad de traer sacerdotes de esos países.

En la restauración de la iglesia que se realizó hace unos años, decidieron derribar la casa del cura; en su lugar hay una pequeña plaza, a la que me gusta llamar  “Plaza de la Abadía” y paradojas de la historia, volvemos al principio, sin casa del cura y compartiendo al párroco que vive en Peñalba.

Mercedes Pueyo       

                                                                                                

Esta es una fotografía del grupo de alumnos del CPEPA Bajo Cinca en la excursión de fín de curso que realizamos a la villa de Mequinenza el 3 de mayo de 2011,  en la que nos encontramos nosotras.

Visitamos la localidad, el castillo y las instalaciones de la  Mina – Museo Minero de reciente inauguración.

 Cena de final de curso 2010/2011

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

I  CONCURSO DE TRABAJOS NAVIDEÑOS 

Nuestra enhorabuena a las dos ganadoras de  Candasnos en el Primer Concurso de Trabajos Navideños,  que se celebraba el día 21 de diciembre de 2011 en el centro educativo de Fraga CPEPA Bajo Cinca.

En el concurso participaron alumnos del centro y aulas adscritas de los 11 municipios de la comarca del Bajo Cinca. Los trabajos presentados eran sobre relatos y cuentos navideños, fotografía, relatos en inglés, postales navideñas, postales digitales y postres,  con una participación  extraordinaria de los alumnos.

Las ganadoras han sido Mercedes Pueyo ,con el 1º premio de fotografía por su tema “Los Girasoles” y María Turmo 2º premio de relatos por su cuento navideño “Celeste”.

Felicitar asímismo a todas las participantes de Candasnos en las diferentes  disciplinas del concurso, quedando finalistas Rosa Ballestar (por relatos) y Elena Blanch (por fotografía).

¡ Un magnífico trabajo de todas!

“LOS GIRASOLES (Mercedes Pueyo)

“CELESTE” (María Turmo)

RELATO DE NAVIDAD

Celeste era una niña rubia con unas trenzas largas y bonitas y unos ojos azules como el cielo. Vivía en una casa en medio del monte a unos kilómetros del pueblo, con sus padres, abuelos y un tío soltero. Le gustaba mucho caminar por la finca, por unos caminos muy largos donde ella cogía hierbas que allí crecían; tomillo, aliagas, jinestras, romeros que en el invierno se ponían blancos de la escarcha, en aquellos años los inviernos eran más fríos que los de ahora.

Jugaba con un perro que se llamaba “Pitón” y tenía una casita donde se refugiaba del frío. Ella le llevaba su comida, eran muy amigos y se iban por los campos corriendo y jugando. Cuando llegaba la Navidad ella era muy feliz. En aquella cocina de fuego que estaba todo el día encendida, soñaba que llegara Nochebuena porque le harían pegar al tronco Nadal y le saldrían mandarinas, guirlaches duros, dorado de chocolate, etc, etc.

En aquellos años a los Reyes Magos no les escribían cartas, se ponía un capazico en la ventana con un poco de cebada para que comieran los camellos cuando llegaban cansados y con hambre, y le dejaran algún regalo. Me dice Celeste que miraba por una ventanita muy pequeña y veía una luz que venía por el camino, era la estrella que guiaba a los Reyes, esa luz la ha acompañado siempre, fue muy feliz y sigue siéndolo. Vivió muchos años en un monte sola, sin niños con quien jugar con muy pocos juguetes, sin televisión ni videojuegos…. Pese a todo esto Celeste pasó una infancia estupenda e inolvidable, sin grandes lujos pero rodeada de mucho cariño y amor. Cuando ve a la juventud de hoy en día, no puede por menos que echar la vista atrás y pensar lo feliz que fue ella sin necesidad de tantas cosas. En la actualidad la gente no es feliz ni valora las cosas, y le da mucha pena sentir decir a los niños.  ¡ Es que me aburro mama !

MARIA TURMO CALVETE  –   CANDASNOS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Preciosos poemas escritos por la alumna Elena Blanch

AL ANCIANO

Cada vez que en nuestro pueblo

Se nos muere algún anciano

Siento una pena muy grande

Y se me apodera el llanto.

Porque los mayores son

La raza y alma de casa

Que con sus manos cansadas

Rezan con gran ilusión

Que nunca nos falte nada

A los hijos a los nietos

Y a las personas amadas.

Tenemos un corazón

Al que siempre cuidaremos

Para que nunca se enferme

Y dejemos de quererlos.

A estos queridos ancianos

Con amor los cuidaremos

Que un día con esas manos

Y el corazón nos quisieron

Elena Blanch.        27/04/2004            

LA VIDA

Si cuando sucede algo

Y piensas lo que es la vida

Recuerdas a los que quieres

Y que jamás no se olvidan.

Son tus padres tus hermanos

Hijos y demás familias

Rompiéndose un poco el alma

Pero que nunca se olvidan.

De niño tú nunca piensas

Que esto pueda suceder

Pero de joven a veces

Ya lo empiezas a entender.

La vida nos la da Dios

A un que a veces no entendamos

Que este don que nos da siempre

Poco a poco lo ande quitando.

Si pierdes al padre o madre

Te tienes que ir conformando

Pero ojo, cuando a veces

Se pierde esposo hijo o hermano.

La vida es un don que Dios

Siempre nos lo seguirá dando

Pero de paso en la vida

También nos lo ira quitando.

Contentos alegres tristes

Tal como nos encontramos

Pero hemos de pensar

Que la vida es un gran don

Que naciendo nos lo han dado

Y que en medio del camino

Nos lo pueden ir quitando

Elena Blanch

Os voy a explicar una tradición que como en muchos pueblos se celebra, se trata de la “fiesta de la mujeres”, el día de Santa Águeda.

He oído decir que antiguamente las mujeres ese día se levantaban muy temprano, e iban por las calles del pueblo a cantar las “coplillas de Santa Águeda” mientras otras las esperaban para desayunar  juntas chocolate cocido.

Para el baile de la tarde, eran las mujeres las que iban a buscar a los hombres a casa porque decían que aquel día eran ellas las que “mandaban”. Después por la noche  cenaban en cuadrillas con novios o esposos.

Hubo un tiempo en que esta tradición desapareció; pero un día estando reunidas un grupo de mujeres en el bar,  fuimos a casa de Elena Blanch que vivía enfrente y hablando del tema surgió la idea de recuperar nuevamente esta fiesta , que es la que celebramos hoy en día.

Era el año 1984 y el día de Santa Águeda  que caía en domingo lo celebramos con misa, procesión y hoguera a la salida de misa donde repartíamos pan bendito con mistela. Nos vestimos con el traje regional y con chulonas y llevábamos cestas vestidas con puntillas de papel y lazos que llevaban el pan bendito.

Por la tarde no reunimos en el bar, bebiendo, cantando y contando chistes.

Al año siguiente fuimos añadiendo algunas cosas más a la fiesta. Organizamos una gran cena en el bar de la Hermandad con hombres y mujeres . Joaquín y Marisa  nos hicieron pasar una velada muy alegre y divertida porque cantaban jotas y las cantaban de “picadillo”.

Fueron pasando los años y cada vez nos lo pasamos mejor; por las tardes era la fiesta entre mujeres, por  la noche la cena con los esposos, además contratábamos una charanga, dúo o trío musical para animar la velada.

Desde que se formó la “Asociación de Amas de Casa” en 1991 , se acordó que fuera ella quien organizara el día de Santa Águeda. Actualmente la fiesta se celebra todo el día y solo participan las mujeres. Mantenemos básicamente  las mismas costumbres : desayuno, la misa-cantando el coro parroquial las coplillas de Santa Águeda-, la procesión ataviadas con el traje regional y la hoguera. Ahora en la comida hacemos de todo: escala en hi-fi , poesía, disfraces, sorteos de regalos, etc.


No quiero hacerme pesada, pero es que es un día en que nos lo pasamos muy bien, disfrutamos mucho bailando y cantando y espero que siga esta tradición por muchos años más.

       María Turmo

La fiesta de Santa Águeda hace muchos años se celebraba de la siguiente manera: a las cinco de la mañana se reunían un grupo de mujeres, las mayores se quedaban en una casa preparando chocolate cocido y otro grupo iba por las calles a rondar, cantando las “coplillas de Santa Águeda”y los “gozos”, además de cantarle al alcalde unas jotas. Posteriormente todas se juntaban para desayunar.

Tras el desayuno las más jóvenes subían a la torre a repicar las campanas y a preparar la hoguera que se hacía después de la misa. Las casadas jóvenes cantaban y hacían la ronda muda.


En la puerta de la iglesia, tras la misa algunas mujeres recogían donativos para la parroquia.

Por la tarde, los más jóvenes nos reuníamos en las casas  a tomar chocolate en cuadrilla y también venían los hermanos pequeños.

Por la noche cada cuadrilla se reunía en las casas para cenar con sus maridos o novios.

Actualmente organiza la fiesta la Asociación de Amas de Casa y ¡ muy bien, por cierto!. Continúan con la tradición del desayuno, misa, hoguera y procesión, incorporando la comida de mujeres  y merienda para las que no han podido asistir a la comida. Todo esto lo explica  muy bien  María en su relato.

A continuación os muestro como son las “Coplas y Gozos de Santa Águeda”.

Coplilla

Es Águeda la virgen y mártir

que tantos tormentos por Dios padeció

que teniendo el verdugo a su lado

La fe no le arrancaron de su corazón

Fue de admiración

que con tantos tormentos la santa

la fe no le arrancan de su corazón.

Gozos

1)   Licencia pido a mi Dios

para que mi lengua pueda

cantar las mil alabanzas

Águeda patrona nuestra.

3)   Por ser de invirguinidad

y tan grande tu pureza

que murió virgen y mártir

dando ejemplo a las doncellas.

4)   Que el demonio las engaña

en su virtud y flaqueza

para condenar sus almas

cuando a Dios tanto le cuesta

Y viendo la ingrata ley

Águeda patrona nuestra

pelea con los herejes

que reniegan de su sierva.

5)   Y el hereje siempre ingrato

Mas duro que bronce y peña

Ya mandan que la aprisionen

con dos crueles cadenas

Y el hereje respondió con humildad y obediencia

Que vida quieres llevar

La mejor te parezca

Anda y dile a ese tu Dios

que te favorezca

Supuesto que tu me dices

que es el rey el cielo y la tierra

Ya se la subió a los cielos

Águeda patrona nuestra

Con Dios y su santa madre

Para gozar la gloria eterna

2)  Dios le concedió la gracia

para que abogada sea

de curar el mal de pechos

a mujeres que lo penan

Pídele a Nuestro Señor

Águeda patrona nuestra

que todos nuestros devotos

cumplamos con bien la fiesta

Con esto  perdonarás

Águeda patrona nuestra.

En esta sección introducimos algunos  relatos  de varias  de las alumnas del Centro Público de Adultos Bajo Cinca, en el aula de Candasnos. Ellas son Marina Villagrasa , Rosa Ballestar , Pilar Pérez , María Turmo, Alicia Ballabriga y Elena Blanch. Relatan  algunas experiencias de su paso por la escuela durante su infancia.

Yo soy su maestra en la actualidad . En las dependencias del ayuntamiento trabajamos tres  horas semanales :  técnicas de activación a la memoria,  extensión cultural  y una tercera en la que tratamos temas  de  cultura aragonesa. Es en esta sesión en la que actualmente  decidimos  recopilar informacion sobre  tradiciones, historias , imágenes  y vivencias del pueblo de Candasnos.

Tengo el  inmenso privilegio de haber conocido en este curso 2010/2011 a unas mujeres realmente fantásticas, con una energía, imaginación y  motivación fuera de lo común.

Nieves Lorenzo

Al igual que mis compañeras voy a contar algunas anécdotas del colegio.

Comencé a ir a la escuela a los tres años. Los primeros recuerdos  que tengo son el de cantar el cara al sol antes de entrar en el edificio y de beber la leche y comer el queso de los “americanos”. Debo reconocer que a mí me parecía bueno y me lo comía todos los días, además la vida en aquellos tiempos no estaba tan abundante como ahora.

En el tiempo que fui a la escuela los chicos y las chicas íbamos a clases separadas, pero teníamos la suerte de juntarnos todos los sábados porque rezábamos el rosario en la clase de las chicas. La verdad es que algunas nos pasábamos el rosario pensando cuál era el chico que nos gustaba más.

Nuestros juegos favoritos giraban entorno a la Balsa de las Mulas; el barro que se acumulaba alrededor de la balsa servía para que hiciéramos “bajaditas”, es decir, nos deslizábamos por esas pequeñas  rampas poniéndonos la ropa realmente sucia y alguna vez nos asustábamos porque solían salir culebras.


En el invierno cuando se helaba la balsa, nos dedicábamos a cruzarla andando, cosa que les sentaba fatal  y les preocupaba mucho a nuestros  padres y maestros  y siempre conllevaba un castigo seguro.

Recuerdo otras travesuras típicas de niños, como cuando el campo que había junto a la escuela, que estaba sembrado de centeno y que a nosotras nos parecía ideal corretear por él chafándolo todo. La dueña venía constantemente a la escuela a dar queja a la maestra del destrozo que habíamos hecho.

Otra chiquillada fue cuando mis amigas y yo hicimos unas pintadas en el arco del ayuntamiento; vino el alguacil a la escuela a ver quién había sido y nuestra maestra doña Nieves nos castigó obligándonos a limpiar lo que habíamos escrito. Pasamos tanta vergüenza en aquellos momentos que, por supuesto, jamás se volvió a repetir.

Recuerdo el trabajo en la escuela,  la cantidad de problemas de matemáticas y cuadernos de caligrafía que hacíamos; de mis compañeros y compañeras, que hoy en día son mis amigos y particularmente tengo un buen recuerdo de las maestras, ya que todo lo que sé lo debo a ellas.

Por circunstancias de la vida pude permanecer poco en la escuela y no tuve la oportunidad de estudiar lo que a mí me gustaba. Si  hubiera tenido esa posibilidad, hubiera hecho Bellas Artes pues todo lo relacionado con las artes y la cultura me apasiona.

Elena Blanch

Ahí van unos versos de Alicia Ballabriga sobre los cursos de extensión cultural que se dan en Candasnos.

Para todas nosotras,

un nuevo curso ha comenzado.

Después de muchos años,

los estudios hemos retomado.

Matemáticas y Lengua vamos a recordar,

haciendo actividades, lo vamos a lograr.

Cuando los libros abrimos,

muchas cosas recordamos,

lo mucho que nos reíamos,

cuando en el cole estábamos.

Los años han pasado,

pero no las ganar de aprender.

Cuando este curso hayamos terminado,

mucho habremos aprendido,

y esperamos que dentro de tres meses,

nada quede en el olvido.


Alicia Ballabriga