El cementerio -Amparo Navarro-

Publicado: marzo 10, 2013 en Las calles , edificios y comercios.
Etiquetas:

Incluir nuestro cementerio en estos escritos que realizamos de lugares, costumbres, vivencias de nuestra localidad puede gustar más o menos pero la realidad es que todos los pueblos y ciudades tienen el suyo. En las grandes ciudades tienen panteones con personas conocidas de todas las artes y es lugar de visita cultural.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl nuestro  está situado en la zona norte del pueblo, paralelo a la N II dirección Zaragoza- Lleida y  nos recibe con una hilera de cipreses, altos y hermosos, mirando  hacia el cielo.

En él tenemos familiares y amigos a los que  visitamos con frecuencia , y puedo asegurar hoy, que tal como está  es un rincón  que invita al recogimiento, pues todas las familias tienen sus nichos arreglados y bien conservados.

No fue siempre así,  a principios del siglo pasado, a duras penas las personas podían sobrevivir, por lo que lo del cementerio era solo una necesidad, estando  descuidado, sucio y todo lo que uno se puede imaginar. Luego llegó la Guerra Civil del año 1936 y la cosa fue a peor.

No fue hasta las décadas de los 60 y 70 donde se le dió otro giro al cementerio. Comenzaron a construir más nichos, ya no se enterraba en el suelo, poco a poco se ha llegado al día de hoy, donde se hace cada vez más grande y la mayoría de los candasninos que se fueron a trabajar fuera de la localidad  en la década de los 50 y más, desean venir a reposar para toda la eternidad en el cementerio de su pueblo.

La primera vez que fui al cementerio ,tendría unos 7 años,fue  cuando falleció mi abuela Carmen en el año 1960, a partir de ese año, todas las festividades de Todos los Santos llevamos con mis padres flores, primero solo a la abuela y poco a poco a todos mis abuelos.

Entonces todavía no estaba tan cuidado como ahora; allí nos juntábamos con tíos y primos y los más mayores nos OLYMPUS DIGITAL CAMERAasustaban a los más pequeños, llevándonos a ver los huesos del soldado muerto, que fue muchos años la pesadilla sobre todo de las niñas. Mis compañeras también me cuentan  sus miedos con los huesos del soldado desconocido, el pobre  no tiene un Monumento como el de Paris, pero sigue en las leyendas de nuestro pueblo, haciéndonos  pasar miedo las noches de ánimas,  a todos los niños.

Conforme te haces mayor las cosas cambian, aún recuerdo ,ya con 15 o 16 años ,durante nuestras visitas que  recorría todo el cementerio con mi tía,  me contaba las vidas de muchas de las personas allí enterradas y yo le decía: ” tía yo no conozco a nadie”, ahora cuando hago el mismo recorrido ya conozco a muchas personas que han pasado por mi  vida, tanto familiares, amigos y conocidos.

Por lo que creo, que uno no muere del todo, mientras hay alguien que te recuerda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s