Las calles, edificios y comercios.

Publicado: abril 25, 2013 en Las calles , edificios y comercios.

En los siguientes relatos intentaremos mostraros una imagen aproximada del aspecto del Candasnos de antaño, describir físicamente los edificios que ocupaban las actuales calles, de los servicios que prestaban a la comunidad y que ya no existen porque han sido reformados o sustituidos por otros.

En este sentido Carmela Turmo nos cuenta sobre las posadas de la localidad:

LAS POSADAS

Fonda-CasinoEn 1910 en Candasnos, que entonces tenía 1065 habitantes, había dos posadas en la carretera N II, sus dueños eran Constancio Labara y Antonio Pérez respectivamente y pasados los años pasaron estas propiedades a manos de sus hijos.

El edificio de la posada de Pascual Labara tenía tres plantas, en la tercera estaba el casino por el que se accedía por una escalera que había al lado de la fachada principal. Además de ser  casino se hacía baile y algún banquete de boda (como era el caso de sus padres) .

También cuentan que a la derecha del casino había un  molino y tras el casino un pozo donde se ponían a refrescar las bebidas que se consumían en el local.

En ese punto estaba la parada del autobús, llamado  el Correo y que se detenía en todos los pueblos de la línea. Años más tarde sirvió de cuartel de la Guardia Civil mientras se hacían las obras del cuartel nuevo.

En las posadas se hospedaban cazadores  que llegaban muchos en autobús para la caza de  liebres y perdices, que era la caza habitual en aquellas épocas y  los del pueblo acompañaban  a estos forasteros por nuestras  tierras para indicarles el lugar adecuado para ello. También eran clientes habituales gentes que venían con sus caballos para hacer feria ,  mercado que se ubicaba en un pequeño patio donde se trataba con  caballerías.

A pocos metros de esta fonda se encontraba la de Mariano Pérez.  Tenía clientes habituales como era el recaudador de impuestos, el contribucionero, que así se llamaba el Sr. Saturio y que se instalaba allí en las fechas de recaudación. También una vez al mes se hospedaba un señor que venía con un camión de pescado desde San Sebastián. Iba a Barcelona con la mercancía al mercado de abastos el Borne, pero cuando paraba en Candasnos siempre les dejaba alguna merluza . Hizo amistad con algún vecino del pueblo como es el caso de los suegros de Marina y en sus paradas siempre les obsequiaba con pescado fresco, algo que era poco habitual en nuestro pueblo.

En tiempos cuentan  que se hospedó el insigne Don Pio Baroja, escritor de la llamada Generación del 98 y médico y dicen  que todavía existe la habitación donde durmió tal personaje ilustre.

Estas dos posadas, hoy en día son casas particulares.

Rosa nos cuenta sobre el ayuntamiento:

EL AYUNTAMIENTO

AyuntamientoEl pueblo de Candasnos tiene una  estructura en forma de cruz. La plaza Mayor o plaza del Ayuntamiento ocupa el centro y a su alrededor queda estructurado todo el pueblo.

La plaza del Ayuntamiento es cuadrada y la corona el Ayuntamiento, edificio que ha ido experimentado varias transformaciones hasta quedar la imagen actual.

Antiguamente el edificio que siempre ha tenido cuatro arcos, presentaba dos cerrados y dos abiertos, éstos daban uno , el principal , a la plaza y otro a la calle del Horno, que así se llamaba la que luego se llamó calle de san Antonio.

En la entrada al edificio había unas puertas grandes de dos hojas y una puerta pequeña, como las de la iglesia. Al entrar en el recinto había un patio empedrado de guileras, como decimos aquí , o sea de cantos rodados. A la derecha un gran salón con ventanas que daban a la plaza  y otra que daba al corral del horno y que se utilizó como escuela de niños. A la izquierda estaba el calabozo (lo que actualmente es la biblioteca). Frente a la entrada una ancha escalera que daba a la primera planta donde se hallaba un gran salón que se utilizaba para escuela de las niñas , y lo que era antes la secretaría también lo es ahora pero el balcón que da a la calle era  una gran ventana hasta que llegó la reforma. Posteriormente se traslado la escuela de las niñas a casa Fermín.

Los balcones y ventanales guardan el mismo estilo que antaño al igual que el resto de la fachada.

Dentro del Ayuntamiento había una estancia que servía de vivienda para el secretario y su familia , que entonces era don Justo.

En la planta superior del edificio, lo que ahora es un salón muy majo, entonces había un granero.ayuntamiento_184677

La primera reforma que tuvo el Ayuntamiento de Candasnos fue obre 1951-52. Se inauguró en agosto de 1954 con la visita del gobernador de Huesca que era entonces el Sr. Gil Sastre, quien dio nombre a la plaza durante unos años hasta la segunda reforma.

Aurelia y Gonzalo obsequiaron al gobernador con una poesía titulada “Torteta y empanadico”.

COMERCIOS Y SERVICIOS

Donde está la puerta de contadores y un almacén en la calle San Antonio estaba la  entrada al corral del horno de la plaza. Para entrar en el horno desde el corral había que bajar unas escaleras y allí es donde las mujeres cocían el pan que habían amasado en casa .Según se cuenta este solar que ocupa el horno y la casa Abio fue la primera donación de las monjas de Sigena al pueblo.

En la plaza del Ayuntamiento había una tienda de comestibles de la Sra. Pabla Turmo y donde se hacían servicios de taxi, por cierto, muy serviciales. También hubo una barbería en casa de los chatos. Primero la llevó Faustino Ballabriga y luego Antonio Abió Lupon.

En la calle del Horno hubo una tienda que yo no vi en activo,  pero el local con estanterías y lo que se usaba en el establecimiento sí. Era casa de Manuel Sasot, donde viven hoy Jorge y la Carmen.

De la plaza del Ayuntamiento salen cuatro calles, la calle de la Iglesia que llega hasta la plaza de la Iglesia, y es en esta calle donde había un estanco y una tienda de ultramarinos regentada en aquellos tiempos por Daniela Pena y toda su familia – Antonina Baches-. Actualmente es todavía estanco y venden alguna cosa más.

La calle Mayor, va desde la plaza del Ayuntamiento hasta la plaza del Redondillo y en esa calle había una carpintería, era de Piñol y al lado una tienda  de ultramarinos de la Felisa de  Marcelo, o sea, Felisa Baches  .

escanear0004En casa Fermín antiguamente había un café, también fue hospital en la guerra, escuela para chicas como he comentado antes, y después salón de baile. En esta calle estuvo teléfonos, y también la casa Fortón, una de las casas más pudientes de Candasnos en aquellos tiempos y que tenía capilla propia.

También había otra tienda más antigua en casa de Domingo Ballabriga y Dolores Turmo, que luego fue una taberna que se cerró después de la Guerra.  Esta casa anteriormente también fue escuela, pues mi madre nos contaba que iba allí a estudiar.

En la calle San Isidro entre el año 1945 y el 2004 , más o menos , hubo una panadería que funcionó muy bien. Tenía la repostería típica del pueblo: magdalenas,farinosos, cocas, mantecados, bizcochos, empanadillas, brazos de gitano de crema y nata, las típicas monas de Pascua, y las rosquetas que se reparten los lunes de Pascua a los asistentes a la misa de la ermita del Santo.Fue la  panadería propiedad de José Allué y posteriormente desde 1963 la panadería estuvo en manos de César Lapena, Ángel Guallarte y Mercedes Guallarte ;es a partir de  1978 y  hasta el 2004  cuando pasó a  ser propiedad de Ángel Guallarte y  María Asunción Delpueyo.  En esta panadería también estuvieron un tiempo el matrimonio Ernesto Callén y Pilar Ballestar quienes me hicieron cuando me casé unas arras preciosas con cuatro pisos, la grande y otra muy maja se daban para el cura.

También hubo dos peluquerías y una barbería, de Manuel Labara. Las peluqueras una Pilar Pueyo y la otra Montse Colén, en la casa del santo (San Isidro) quien comenzó en 1968 y hasta hoy sigue trabajando en su casa.

En la calle la Balsa, lado de la carretera de Ontiñena estaba casa Germán  que tenía un camión y hacía transportes. En tiempo de guerra fue cuartel de la guardia civil. También en la misma calle había una carpintería Gambau que todavía permanece en activo y además una barbería regentada por Don Manolo el practicante , que vino a Candasnos en diciembre del 1931, y también realizó  labores de comadrón,  siendo Rosa Ballestar la primera persona que ayudó a traer al mundo ,en febrero de 1932.

La Rubia

La Rubia

Otros oficios de hace 50 años: la guardicionería  que hacía esquina entre la carretera y  la calle Redondillo.El último guarnicionero fue Ángel Jover que hace poco cumplió los 100 años.

En la misma calle Redondillo la herrería y carpintería  de los Navarro.

El horno de casa Gaya lo llevaron mucho años Pascual Callén, su mujer Ramona Ballabriga e hijos. Hace unos años que la panadería que hoy tenemos en Candasnos la llevan la misma familia, es decir, la hija pequeña del matrimonio , Carmen , junto con sus hijos y nietos.

En el año 1952, también en la calle Redondillo hubo una carnicería de la familia Cantarelo Baches, o sea, la tía Conchita y una servidora entré a trabajar durante diez años y donde se vendía más o menos un cordero diario y se mataba un cerdo a la semana del que se hacía el mondongo.

También en la calle Redondillo hubo un comercio de José Morera sobre el año 1936 -37, que era de Albalate de Cinca, quien tuvo un hijo en nuestro pueblo y se hizo sacerdote.

LA CARRETERA

La calle de la carretera era como ahora pero más estrecha y pasaba todo el tráfico que iba de Madrid a Barcelona.

Viniendo de Fraga había una gasolinera que la llevaba la familia Pradas y estaba donde para ahora el coche de línea.

Sin título-7Donde hoy es casa de Jesús Navarro era el bar de Salillas, centro de encuentro de todos los jóvenes y mayores del pueblo.

Como hemos mencionado  anteriormente estaba la posada el tío Mariano Pérez, muy concurrida en aquellos tiempos pues entonces no estaba la autopista y todo el tráfico pasaba por el cetro del pueblo.

En la esquina calle Trinidad y carretera estaba el cuartel de la  Guardia Civil-propiedad de los hemanos Fortón- y que fue expropiado y derribado cuando se realizó el ensanche de la carretera.

La otra posada , como hemos dicho, estaba en el edificio de la casa Fortón, pero la posada la llevaron muchos años Mariano Labara y familia. También estaba  el casino en el mismo edificio. Yo he visto llevarlo a la familia Cantarelo, es decir, a Julián Cantarelo y Concepción Baches y a la familia Sasot Labara.

Candasnos

Candasnos

Mas adelante estaba también en la carretera la sastrería Oran y las tiendas de Rosa Baches , con la centralita de teléfonos incluida y la de Pablo Turmo que  tenía la tienda de SPAR, una tienda de VEGE  de Honorio Ballestar y María Julvez.

En casa Mariñoso fue muchos años correos, que luego traspasaron a Honorio Ballestar Janín.

Donde está el restaurante El Pilar, se hacía baile y teatro y posteriormente cine en el salón anexo.

Mas hacia dirección Peñalba está el restaurante La Colina, yo lo ví construir, primero se construyó la casa y después el restaurante y  los propietarios que lo han llevado siempre eran la familia Pérez Guiu.

Casa del médicoDe la calle de la iglesia llegamos a la plaza de la Iglesia o la placeta como la llamamos aquí.  Sobre los años 50 se hizo la vivienda para el sacerdote, una planta baja en el salón donde había estado la antigua rectoría que fue derruida cuando la guerra.

Consistía en dos habitaciones, cocina, despacho y un salón donde se ensayaban los teatros que mosén Gardeñes preparaba con los jóvenes del pueblo.

Unos años mas tarde, cuando llegó mosén Ros a Candasnos se cambió la La placetaplanta en un salón donde puso una televisión para la juventud y se hizo la vivienda con piso , dejando el despacho igual.

 

Anuncios
comentarios
  1. gema dice:

    Después de leer y recordar algunos, no todos (por edad) los servicios y tiendas que, antaño, teníamos en Candasnos, me da tristeza pensar en lo poco que ahora nos queda. Pero quiero pensar que no vamos a ir a peor; que la panadería Palacín Callén sobrevivirá, al igual que la tienda de alimentación y ultramarinos de Begoña Ballestar Villagrasa, que, junto con el estanco de Jacinta Berniz Sanjuan, son las únicas que nos quedan. Ah!, se me olvidaba, en la calle mayor teníamos otra tienda que regentaba Felisa Baches(la madre de Marcelo) a la que yo iba a comprar pintura para las macetas de mi madre y pintura para la estufa de leña de mis abuelos José Delpueyo Pueyo, que primero cosía balones de cuero y luego era el zapatero del pueblo y Primitiva Labara Ezquerra, que era la hija de Pascual Labara, el dueño de una de las posadas. Y no nos podemos olvidar de otra de las tiendas que han existido hasta hace muy poco; ” Casa de la tía Adelina”(Adelina Labara) en la calle Arrabal y “Casa del tío Jovero”(José Lapena Lacoma) en la plaza del Ayuntamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s